Wednesday, December 29, 2010

Yamaha xj6

Una imagen vale más que mil palabras. Sólo hay que mirar las cifras de las matriculaciones que documentan la historia de éxito de la saga de las Yamaha XJ6 en los últimos años. Bien parece que los planificadores de producto en Yamaha han conseguido tocar la fibra sensible en la moto que nos ocupa. Y en la redacción también, pues desde que en mayo de 2009 empezamos la prueba de larga duración la XJ6 Diversion ha brillado sobre todo por una cosa: su omnipresencia. En sólo 16 meses se ha ventilado los 50.000 km que le teníamos reservados.

Un buen síntoma. Al fin y al cabo la Yamaha convence tanto para dar un paseo después del trabajo, como para irse de vacaciones. E incluso se llevó el triunfo en el Alpenmasters de 2009 en la categoría de motos polivalentes. Esta universalidad aparece una y otra vez en el cuaderno de bitácora que acompaña a cada moto en este tipo de pruebas. Empezando por la moderada altura del asiento (79 centímetros) o la regulación confortable del chasis, hasta la finura con la que gira el tetracilíndrico y la tracción comparativamente alta para un motor de esta cilindrada. Los únicos que la tachan de ser un asiento aburrido son los compañeros más ávidos de emociones, pero es que ésta es la otra cara del típico tetracilíndrico japonés que gira casi como un motor eléctrico. Argumentos que tienen sin duda un trasfondo más bien irracional vista la poca diferencia en prestaciones de la XJ con otros conceptos de 600 cc como la ER-6 de Kawasaki (un twin paralelo) o la Suzuki Gladius (V2).

Balance final de la prueba de larga duración
La XJ6 no ha mostrado ninguna debilidad concreta. Lo que más ha molestado desde el primer día ha sido la terquedad del cambio. Ha sido sobre todo en ciudad, al tener que bajar varias marchas de forma rápida –por ejemplo al acercarse a un semáforo en rojo– cuando el mecanismo del cambio se ha quedado en un falso punto muerto entre dos marchas. Por lo general hemos conseguido meter el punto muerto o la primera desembragando ligeramente. El cambio de los discos y los muelles de embrague en la revisión de los 30.000 km (coste del material 223,98 euros) mejoró la situación, pero no cambió para nada la dureza de la caja de cambios de la Yamaha. La cerradura del encendido parecía tener un duende que hacía acto de presencia cada vez más a menudo. Pasados los 30.000 km empezó a negarse a girar teniendo que aplicar cada vez más fuerza para hacerlo. El temor a romper la llave del contacto de la XJ nos llevó a cambiar el mecanismo, que fue instalado en garantía a los 48.700 km. La causa resultó estar en una de las muescas sobre la que se apoyaba la llave, que se había descantillado por la suciedad y las vibraciones.

Hablando de revisiones: los intervalos de mantenimiento de 10.000 km están a la altura de los tiempos que corren, pero las visitas se han dejado notar en el bolsillo. 268 euros la revisión y el cambio de aceite de los 10.000 km, 421 euros (cambio de aceite y filtro, filtro del aire, bujías) a los 20.000 km, 258 euros (con cambio de aceite) la parada en boxes de los 30.000 y 593 euros (cambio de aceite con filtro, filtro el aire, bujías, líquido de frenos) para la visita de los 40.000. Todos estos precios se refieren al mercado alemán. Las pastillas de frenos (hubo que cambiarlas con 37.800 km) y los dos kits de transmisión (con el tacógrafo marcando 21.000 y 48.700 respectivamente) se montaron en nuestras instalaciones.

De la misma forma fuimos nosotros los que le montamos a la XJ los diferentes accesorios con los que mejoramos alguna de sus características a lo largo de la prueba. Con una cúpula regulable de MRA (119,90 euros) mejoramos ostensiblemente la protección frente a los elementos. Cambiando el amortiguador por uno de Wilbers conseguimos que realizara un trabajo bastante más eficiente, sobre todo en la conducción a dúo. La recomendación en los neumáticos fue a parar a manos de los Conti Road Attack 2, muy neutrales a la hora de girar. En cuanto a la elección del sistema de equipaje, el propietario de la XJ6 se encontrará con una pequeña disyuntiva. Yamaha ofrece como accesorio sólo un baúl superior y un juego de maletas blandas. El motivo parece estar en una limitación, no concretada, en la carga máxima admitida del subchasis. Otros fabricantes de maletas lo ven de forma diferente y al parecer con razón. Nosotros hemos estado por encima de la capacidad de carga máxima durante bastante tiempo y el subchasis lo ha superado sin problemas.

Indemne, esa sería la mejor descripción del estado de la XJ6 después de 50.000 km. Todas las piezas internas del motor estaban en perfectas condiciones después del desmontaje. Las ligeras marcas en los cilindros, e incluso el desgaste visible en las cazoletas de los cojinetes del cigüeñal no han tenido ninguna consecuencia en el juego de éstos. Ni siquiera los asientos de las válvulas de este motor de altos regímenes de giro mostraron valores de desgaste significativos. Todas las medidas han estado dentro de las tolerancias de montaje o de servicio. Incluso las marcas de desgaste de las horquillas del cambio o los puntos de presión en la estrella del cambio son tan mínimos, que no se pueden considerar como el origen de la imprecisión del cambio. Un balance positivo, que también cuenta para el chasis de tubos de acero, que quitando una pequeña marca de óxido en un soporte, presenta una imagen brillante. Sin corrosión y sin marcas de cables que lo hayan rozado por un montaje demasiado ajustado. La laca del depósito y de la carrocería muestra sólo ligeras marcas de uso, lo que denota el esfuerzo que ha puesto Yamaha en los acabados. La única pieza que no ha aguantado bien las muchas horas de uso ha sido el asiento, aunque para este caso, para cambiar la espuma, hemos recurrido a una empresa especializada en asientos para moto.

El resultado final ha sido sin duda bastante inesperado para lo ajustado del precio de la moto. Y es que los 8.199 euros de tarifa de la Diversion, incluyendo el ABS, es capaz de hacer buenas migas con la capacidad financiera de la clientela. Además se puede escoger entre varias versiones de la XJ.

La estupenda capacidad que muestra la pequeña Yamaha para enfrentarse a los largos viajes ha ayudado a auparla como una de las mejores motos que han pasado por nuestras manos en las pruebas de larga duración. Y es que después de los 16 meses y 50.000 km que ha estado bajo nuestra mirada crítica hay algo que nos ha quedado muy claro: la Yamaha XJ6 vale muchísimo más de lo que cuesta.

Estado de la Yamaha XJ6 Diversion tras los 50.000 kilómetros:

* Compresión: Los cuatro cilindros presentan pérdida de presión, pero los valores están en orden.
* Culata: Todas las válvulas cierran estancas, la holgura está dentro de las tolerancias de montaje y sólo los asientos de las válvulas de escape están ligeramente ensanchados. El árbol de levas, a excepción del juego ligeramente aumentado de un cojinete, se encuentra también en un estado excelente.
* Cilindros/pistones: Los cilindros, si quitamos unas insignificantes marcas de uso, están en muy buen estado. Los pistones no tienen ningún desgaste fuera de lo habitual, igual que los segmentos. El juego de los pistones está todavía dentro de las tolerancias de montaje.
* Cigüeñal: El brillo de la superficie de los cojinetes del cigüeñal es irregular, pero a cambio el juego radial es correcto. Los cojinetes de biela y los bulones no tienen nada digno de mención.
Transmisión: Ni los discos (nuevos), ni la campana, ni el eje del embrague apenas tienen marcas de uso. Lo mismo se puede decir de los engranajes. En la estrella del tambor del cambio se observan claras marcas en la posición del punto muerto. La huella en las horquillas es insignificante.
* Chasis: En una de las los soportes soldados del chasis se puede ver algo de óxido, en el resto de las piezas, el lacado y el chasis están en perfecto estado.

La opinión de Yamaha:

…el juego radial por encima de las tolerancias de montaje del cojinete principal de árbol de levas.
«El cojinete del árbol de levas está ligeramente por encima de la medida de la tolerancia de montaje, pero dentro de la tolerancia de servicio. No hay en ningún caso necesidad de cambiarlo. Es un resultado excepcional con el que se puede estar más que satisfecho».

…de las marcas en la estrella del tambor del cambio.
«Las marcas son algo de lo más normal con este kilometraje, se pueden considerar incluso escasas y no ha de ser nada que tenga que preocupar».

...de la alta temperatura de funcionamiento, de hasta 105 grados del líquido refrigerante, en trayectos por carreteras de alta montaña.
«Las “altas” temperaturas empiezan en la XJ6 a 117 grados. Incluso en esta línea está todo en la zona correcta y así se indica en el manual de usuario de la moto. El chivato de aviso de los relojes salta a esa temperatura. Según nos comentáis no se ha llegado durante la prueba a ese nivel de temperatura, por lo que en todo caso estas “altas temperaturas” no se pueden considerar críticas».

…el inusual desgaste de los discos de embrague, que tuvieron que ser cambiados a los 30.000 km.
«El desgaste del embrague en ese kilometraje no es normal y tampoco le encontramos una explicación clara. Quizá sea la dureza de la prueba la que ha llevado a este desgaste prematuro».

…la dureza de la llave de contacto que aconsejó su sustitución poco antes del final de la prueba.
«Suponemos que hay varios factores que han influido en que se produzca este problema. Es probable que haya entrado suciedad en el tambor de la cerradura y que las vibraciones con la llave y esa suciedad hayan causado esa pérdida de material. El uso del llavero puede haber ayudado a aumentar el golpeteo provocado por las vibraciones. El contacto se cambió en garantía».

…la recomendación de no montar un sistema de maletas rígidas.
«La XJ6 es una moto polivalente, no una turística y por eso se ha previsto sólo el uso de un baúl superior y maletas blandas. La responsabilidad de Yamaha se limita también a la carga aportada por el sistema previsto».

yamaha xj6yamaha xj6
yamaha xj6yamaha xj6 picture
yamaha xj6yamaha xj6
yamaha xj6yamaha xj6 wallpapers

No comments:

Post a Comment